noviembre 2009


Una delegación de la ITU (International Telecommunication Union) en las conversaciones de Cambio Climático de la Convención Marco de Barcelona ha logrado la sensibilización de las TIC como una parte clave de la solución al cambio climático. En particular los países en desarrollo fueron receptivos al mensaje y reconocer el poder de las TIC, también vincula la cuestión de la brecha digital.

En una actividad paralela organizada conjuntamente por la ITU, la OCDE y GeSI, la derecho a las comunicaciones y garantizar la conectividad a las escuelas, las comunidades rurales y centros de salud fueron reconocidos como vitales para el desarrollo económico y para hacer un uso efectivo de las TIC para luchar contra el cambio climático.

Malcolm Johnson, Director de la Oficina de Normalización de la ITU: “Es generalmente aceptado que en 2050 las emisiones globales de gases de efecto invernadero deben reducirse en un 80%. Ya no podemos hablar en términos de reducciones graduales de 5-10%. También hay un creciente entendimiento de que sólo hay una manera en que esto se puede lograr: pasando de infraestructura física un con elevada emisión de carbono a  infraestructura virtual basado en la evolución de la sociedad de la información y la tecnología inteligente – lo que llamamos tecnologías de información y comunicación ( TIC). ”

ITU elaborará un comunicado que será distribuido a los Estados Miembros de la ITU, así como las partes involucradas en el proceso de negociación. Uno de los problemas identificados en el evento paralelo fue que mientras las comunicaciones ministerios son conscientes de la relación entre las TIC y el cambio climático de este mensaje a menudo no se filtra a través de los ministerios de medio ambiente.

Cuestiones que surgieron en el evento paralelo:

  • Las capacidades de las TIC para supervisar, medir e intercambiar cantidades enormes de información y su ubicuidad, pone de relieve su papel fundamental en la mejora del rendimiento medioambiental
  • Mayor hincapié en el mensaje de que las TIC son una parte importante de la solución y no parte del problema. Aplicaciones inteligentes en el transporte, edificios y entornos urbanos, generación y distribución de energía y producción son, y cada vez los serán más, posibles gracias a las TIC
  • En el sectores energético las TIC pueden ofrecer una mejor información, aumentar la eficiencia y reducir así las emisiones.
  • Tiene que haber un acercamiento entre el sector de las TIC con la de otros sectores industriales que tradicionalmente han sido distintas comunidades, a fin de asegurar el mejor uso de las TIC
  • Los países en desarrollo deben participar más en los programas internacionales que apoyen el desarrollo y utilización de normas comunes de funcionamiento, ensayos, programas de verificación y certificación
  • Se requiere mayor énfasis en el reciclaje, la reducción de sustancias peligrosas en las TIC, y el reacondicionamiento
  • Las metodologías de ciclo de vida para el sector de las TIC será esencial para que las TIC desempeñen un papel significativo en el cambio climático
  • Las TIC sólo pueden ayudar en la mitigación y adaptación al cambio climático si están ampliamente disponibles. Hay un vínculo claro entre la reducción de la brecha digital y el cambio climático. No debe haber incentivos dentro de la CMNUCC para la industria de las TIC para invertir en los países en desarrollo, en particular, llevar los beneficios de la tecnología de banda ancha a las escuelas, hospitales y empresas.
  • Incluirla referencia al sector de las TIC en la parte sectorial del texto de negociación que permita una metodología de ciclo de vida para ser incluidos en el Mecanismo de Desarrollo Limpio. Esto sería un incentivo a la industria de las TIC para invertir en los países en desarrollo, ayudar a reducir la brecha digital, y al mismo tiempo ayudan a luchar contra el cambio climático – un escenario de éxito.

Ver vídeo: Countdown to Copenhagen: ICTs out of Time?

Fuente: GeSI

Anuncios

Son varios los factores que están detrás de la tendencia de hacer el centro de datos más amigable con el medio ambiente. Un centro de datos “ambientalista” está diseñado para utilizar la energía de forma eficiente y reducir su impacto en el medio ambiente. El problema es que muchas organizaciones han alcanzado – o se están acercando – los límites de su capacidad energética y de enfriamiento en sus centros de datos. En consecuencia, es difícil alojar o ampliar la infraestructura de TI.

[Image] Hitachi plans to reduce 330,000 tons of CO2 emissions through the year 2012 by lowering the power consumption of IT equipment.

Sin embargo, aún tienen que responder a las demandas de servicios que crecen continuamente y que requieren más servidores, más almacenamiento y más elementos de la red. Otra preocupación es que los costos de la energía son altos y se están elevando a un punto en el que la energía y los sistemas de enfriamiento ahora representan un porcentaje importante de los costos operativos de TI.

La preocupación por la demanda creciente de energía en los centros de datos, su encarecimiento y su consiguiente impacto medioambiental ha sido centro de atención de Hitachi Data Systems, es por ello que, dentro de su portafolio de soluciones, la tecnología verde juega un papel importante, orientada a mantener el consumo de energía al nivel más bajo posible.

Hitachi Data Systems, división de Hitachi Ltd., ofrece una serie de productos “verdes” llamados USPV (Universal Storage Platform V, por sus siglas en inglés) orientados al “ambientalizar” el centro de datos mediante la consolidación y la virtualización para optimizar la eficiencia de la energía, logrando máximizar el cada consumido. Esto ayudará a reducir los costos operativos de las empresas y satisfacer las crecientes demandas del negocio sin requerir energía o enfriamiento adicionales, un beneficio que es especialmente importante para aquellas organizaciones que ya han alcanzado los límites de energía y enfriamiento de sus centros de datos.

De acuerdo con un estudio de Forrester, compañía independiente de investigación de mercados y consultoría en negocios y tecnología, el 59% de las compañías aplican actualmente criterios medioambientales cuando evalúan y seleccionan sus compras de TI. Los responsables de la toma de decisiones en tecnología justifican cada vez más las soluciones de green IT por aspectos diferentes a los beneficios de eficiencia de la información y los costos.

Gartner, líder en investigación y asesoramiento en tecnologías de la información, afirma que las TIC son responsables del 2% de las emisiones de CO2 a nivel mundial, de ese 2%: el 39% corresponde a PC y monitores, 23% a los servidores, 15% a las telecomunicaciones fijas, el 9% a las telecomunicaciones móviles y el 7% a las LAN y telecomunicaciones de oficina, por último, el 6% a las impresoras.

Hitachi Data Systems contribuye a la creación de una conciencia en la industria y el mercado sobre la adopción de “Tecnologías Verdes”, respondiendo al interés de las empresas en disminuir los efectos negativos al medio ambiente.

Green Technologies” surge a partir de la búsqueda por la adopción de diversas prácticas en beneficio del medio ambiente, con ello Hitachi se compromete a la reducción del consumo eléctrico en los centro de datos de las empresas, ayudándoles a ahorrar dinero y mejorar el medioambiente en forma simultánea. Este tipo de iniciativas legitima las acciones de marketing “verde” de la empresa.

Uno de los principales factores en la estrategia de almacenamiento eficiente en términos energéticos de Hitachi Data Systems, tiene que ver con la forma en que sus productos utilizan el almacenamiento de manera eficiente. La Hitachi Universal Storage Platform™ V, por ejemplo, virtualiza el almacenamiento pero también ofrece aprovisionamiento de acuerdo con las necesidades. Estas innovaciones permiten a los clientes lograr mayores índices de utilización y por lo tanto usar menos discos rotatorios, con lo que se reducen el consumo de energía.

Hitachi también ofrece la funcionalidad de spin-down (pasar a estado de hibernación) inteligente en sus productos de almacenamiento de rango medio. De esta manera, los datos a los que se accede con menor frecuencia pueden colocarse en unidades que se ponen en estado de hibernación (spin down) y consumen muy poca o nada de energía.

“En la medida en que las empresas buscan maneras de reducir sus costos de energía y de refrigeración, Hitachi une esfuerzo con éstas para ofrecer un almacenamiento eficiente en términos energéticos a fin de que nuestros clientes puedan obtener beneficios adicionales de la implementación de sus Iniciativas verdes de TI”, dijo Luis Gonzalez, gerente de Cuentas Regionales para Latinoamérica para la región Spanish South America de Hitachi Data Systems.

Hitachi tiene una de las iniciativas energéticas globales más ambiciosas y extraordinarias. Su Harmonious Green Plan (Plan ambiental equilibrado) y el Proyecto CoolCenter50, tienen por objeto reducir en 330.000 toneladas las emisiones de carbono y reducir el consumo energético en un 50 por ciento para el año 2012. Ninguna otra empresa de la industria del almacenamiento se acerca a estas cifras.

Esto significa que Hitachi compensará el carbono producido por sus plantas de producción con la reducción de las emisiones de los productos durante el ciclo de vida y la posterior eliminación de los mismos. Además, Hitachi implementará otras medidas tales como las plantas y oficinas verdes.

Más información: http://www.hitachi.com/environment/showcase/solution/it/storage.html

Fuente: Entorno Inteligente

¿Es un centro de datos, cerca del Polo Norte malo o bueno? Con una energía barata, la refrigeración y los incentivos económicos para estimular su economía en crisis, Islandia ha incrementado su atractivo para empresas intensivas en información que requieren un gran número de servidores.

Jeff Monroe, CEO de Verne Global, una compañía de centros de datos al por mayor, ha recorrido el mundo en busca de lugares donde poder ofrecer costes de energía reducidos, disponer de una fácil de refrigeración y de comunicaciones fiables. Mientras en Estados Unidos los costes energéticos son una incertidumbre, Islandia, con su energía renovable, aparentemente ilimitada, frías temperaturas y tres (que pronto serán cuatro) cables transoceánicos encaja a la perfección.

“Estamos encontrando los puntos de la Tierra que están optimizados para la operación de servidores – Islandia cumple todos los aspectos”, dice Monroe.

La valoración es una buena noticia para un país que sigue sufriendo una profunda recesión provocada por la crisis económica mundial de 2008 y la nacionalización de sus tres mayores bancos en octubre de ese año. La economía del país probablemente no ha alcanzado aún su punto más bajo, con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), la estimación de desempleo al 10% este año y el producto interno bruto con una caída del 7%.

Para las empresas que buscan un buen lugar para poner sus centros de datos, sin embargo, el declive económico de Islandia es una buena noticia.

“A causa del golpe que Islandia asumió (económicamente), el gobierno podría estar dispuesto a presentar algunos incentivos muy saludable para las empresas”, dice Nik Simpson, analista senior de estrategias de centro de datos para el Burton Group.

Verne se ha establecido en un área que el gobierno de Islandia está desarrollando activamente – la antigua base aérea de Keflavik- , en el que ha convertido a dos depósitos de almacenamiento de armamento en centros de datos.

La infraestructura del país es relativamente nueva y construido para la industria pesada de fundición de aluminio y dispone de fuentes de energía tan abundantes y fiables que los precios se puede predecir con 20 años. Mientras que áreas en Estados Unidos donde han comenzado a atraer centros de datos, tales como Carolina del Norte con la reciente instalación de Apple, los precios de energía en el futuro son siempre una preocupación. No es así en Islandia, donde la actividad geotérmica puede alimentar los centros de datos, así como el calor de las aguas termales.

“Puede encontrar lugares en Estados Unidos donde la energía tiene un coste relativamente bajo, pero la volatilidad (de los precios) es el problema”, dice Monroe. Mientras algunos estados, como Iowa, están apostando en sus proyectos de energías renovables”, si el coste es de 20 centavos de dólar por kilovatio-hora, nadie va a ir porque es demasiado caro”, dice.

Verne estima que empresas que requieren de 20.000 a 25.000 servidores podría ahorrar $100 millones en una década, al pasar a Islandia.

Encontrar la combinación adecuada de condiciones, sin embargo, no es fácil. Por ejemplo, su vecina Groenlandia no tiene comunicaciones redundantes, es demasiado fría, y no dispone de profesionales técnicos como Islandia.

“Islandia se llama la tierra del hielo, pero es verde; Groenlandia se llama la tierra verde, pero es blanca, y hay que tener en cuenta la humidificación, porque es demasiado seca. Por lo que no es interesante un lugar donde hace demasiado frío”.

Sin embargo, aun con sus ventajas, la ubicación de Islandia convierte en un destino de nicho, sostiene Simpson Burton. Sólo aplicaría a las grandes empresas de alojamiento o corporaciones con enormes centros de datos. “La cuestión es la escala de los centros de datos”, dice Simpson. “Cuando usted está construyendo centros de datos que gigavatios de consumo, entonces hay un enorme potencial de ahorro”.

Además, los tres cables submarinos que conecta Islandia al resto del mundo no son suficientes, dice el analista. Mientras que el último proyecto, Danice, conectará Islandia con Europa a través de un cable de 5.1 terabits por segundo, tener pocas opciones reduce la competencia y puede aumentar los costes de comunicaciones. Además, la distancia puede causar problemas en aplicaciones sensibles a la latencia. “No es exactamente el centro de comunicaciones del mundo”, dice Simpson.

De todas formas, Verne sostiene que Islandia puede ofrecer algo para todos. Almacenamiento de datos distribuidos, tales como la red de Akamai, y el mayor uso de la fibra han reducido los problemas de latencia. Otras locaciones en la Tierra tal vez se encuentran demasiado lejos para servir con rapidez datos a la parte oriental de Estados Unidos y a Europa occidental, pero Islandia no es uno de esos lugares.

“Hay una banda de cierta tolerancia a la latencia, que desaparecerá (para lugares distantes), creemos que, en décadas”, dice Monroe. “Pero no hay ninguna aplicación que no puede residir en Islandia, a día de hoy”.

Al final, Islandia permite a las empresas cuidar el ambiente y ahorrar dinero al mismo tiempo, dice Monroe. “En Islandia, no hay ningún coste por ser green IT“, dice.

Fuente: CIO

Los problemas que se han mantenido durante años en el centro de datos y que ahora se magnifican no parecen estar siendo controlados por los responsables de TI, según Gartner.

Durante los últimos años, los administradores y responsables de TI en las empresas han contemplado como costes de la talla del consumo energético, refrigeración o espacio físico han supuesto un importante varapalo para sus presupuestos.

Sin embargo, tal y como asegura la analista Gartner, no han realizado los suficientes esfuerzos para mitigar estos problemas en el centro de datos, más aún en época de crisis como la que nos está tocando vivir, por lo que en 2010 seguirán lastrando los presupuestos tecnológicos.

Los costes energéticos están aumentando considerablemente, pero los responsables del centro de datos no están prestando la suficiente atención para medir, monitorizar y modelar el uso de energía en sus instalaciones”, asegura Rakesh Kumar, analista de Gartner, en el comunicado.

“Deben darse cuenta que la eliminación de un servidor x86 en el centro de datos podría ahorrarles en torno a los 400 dólares al año sólo en costes energético”.

Se trata de realizar un estudio más exhaustivo de las máquinas para detectar cuáles no están rindiendo lo suficiente y simplemente son demasiado antiguos. Gartner indica que este tipo de estudios determinaría que entre el 5 y el 20% de los servidores podría eliminarse como medida de racionalización.

Por otra parte está el problema de la refrigeración, donde es posible aplicar herramientas y técnicas disponibles para reducir la temperatura de los centros de datos y, por ende, la cantidad de refrigeración necesaria. Este proceso se podría llevar a cabo, por ejemplo, utilizando más aire exterior y menos aire acondicionado.

La situación física de los centros de datos también es de vital importancia. Si los costes energéticos o humanos son demasiado caros en el lugar donde se encuentra el CPD, las empresas deberían plantearse moverlo a otro lugar donde estos gastos sean menores.

El estudio finaliza indicando que los procesos de medir y monitorizar el consumo energético de las instalaciones deben ser una prioridad para las empresas.

Fuente: eWeek Europe

Las tecnologías de la información y comunicación (TIC) deben formar parte de la agenda política para luchar contra el cambio climático, ya que aportan herramientas que ayudan a otros sectores a reducir sus emisiones, según Luis Neves, presidente de Global eSustainability Initiative (GeSI).

Photo Photo #091675

El también directivo de Deutsche Telekom señaló a Servimedia que el cambio climático ofrece al sector más oportunidades que riesgos, con un potencial de ahorro de costes de 600.000 millones de euros hasta 2020 y una capacidad de creación de empleo cercana al 1,5 millones de puestos de trabajo.

Neves puntualizó que si no se identifican y aprovechan estas oportunidades, existirán riesgos, puesto que las TIC además tienen el potencial de reducir en un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2015 en otros sectores económicos que tienen una mayor responsabilidad directa sobre ellas.

Entre otros aspectos, considera fundamental la expansión de la banda ancha para que se puedan aprovechar todas las potencialidades de las tecnologías de la información y comunicación, por lo que pidió un mayor compromiso de las autoridades públicas.

Necesitamos que los gobiernos y la Unión Europea apoyen más al sector para desarrollar todos los potenciales de la banda ancha, de manera que podamos tener una sociedad más inclusiva. Es un asunto que tiene que ser decidido rápido, aseveró Neves.

Así, considera que no se puede pensar que la industria de las TIC tiene todas las soluciones. Conocemos nuestras capacidades, pero necesitamos un marco político adecuado para seguir invirtiendo y crear riqueza y empleo en otros sectores productivos, añadió.

Respecto a la próxima Cumbre de Cophenague, que se celebrará en diciembre, lamentó las actuales expectativas de falta de acuerdo entre las partes y mostró su esperanza de que en la reunión de Quito esta industria pueda estar presente como parte de la solución del problema.

Fuente: El Economista

ENTER (Instituto de Empresa) organiza, el próximo 25 de noviembre en Madrid, un workshop que analizará la eficiencia energética de las tecnologías de la información y las comunicaciones desde la perspectiva del ‘datacenter’.

enter. Centro de Análisis de la Sociedad de la Información y las telecomunicaciones

Agenda

16:30h – 16:40h Bienvenida – Andrés Font. Director, ENTER

16:40h – 17:30h Respuesta tecnológica a las nuevas necesidades del centro de datos – Jaime Forero. Director de Desarrollo de Negocio Corporativo, INTEL

17:30h – 17:40h Coffee break

17:40h – 18:30h La racionalización de los recursos en el datacenter – Jorge Montoto. Director de Explotación, TISSAT

Entrada libre hasta completar aforo. Para más información e inscripciones, enter@ie.edu, 917 875 107 (Berta Ortega).

Fuente: Enter

Tom Raftery no es un nombre demasiado conocido, aunque no para de dar conferencias por diversas partes del mundo, desde Berlín hasta Nueva York.

Su última parada ha sido Sevilla para debatir en el EBE (Evento Blog España) de un concepto relativamente nuevo, el GRID 2.0 (red de segunda generación), una idea nada fácil de definir, pero que podría traducirse como la redistribución de la energía eléctrica gracias a la tecnología, de un modo similar al que utiliza Internet para distribuir el conocimiento. Una especie de Electranet.

Raftery asegura que la energía ya supone un grave problema a nivel mundial y hace falta aplicar nuevos métodos para obtener, gestionar y consumir la energía de forma inteligente “La electricidad 1.0, la basada en el petróleo, es predecible pero poco eficiente y tiene un grave problema de optimización. El consumidor gasta electricidad sin saber lo que cuesta y la infraestructura de las compañías eléctricas tienen que luchar contra los picos de consumo que cada vez son más fuertes”.

No en vano los precios de la electricidad siguen subiendo y no parece que la tendencia vaya a cambiar. Por otro lado, afirma que “las energías renovables son variables e inestables y eso no les gusta a las eléctricas. Sin embargo, eso no significa que no se puedan aprovechar. Sí es cierto que es un grave problema, porque no es fácil ni barato acumular electricidad para usarla cuando más se necesita, pero existen otras alternativas que permiten distribuir la energía a los lugares y momentos que más lo necesitas. Es el GRID 2.0”

La idea que reside detrás del concepto de GRID 2.0 es la de conectar en una gran red de distribución eléctrica intercontinental los diversos generadores de energías renovables, de manera que cuando una reduzca su aporte, otra complementaria aporte esa diferencia.

Uno de los más sencillos ejemplos que pone Raftery es la energía solar y eólica. “Cuando deja de hacer viento, suele salir el sol. Esto aplicado a una red grande aporta mucha robustez” y en algunos casos, como Irlanda esto ha supuesto el 50% del consumo diario de un país.

El gran problema, repite, es que no existen mecanismos para almacenar esa electricidad cuando exista un exceso de producción. “Es muy caro almacenar grandes cantidades de electricidad y las soluciones aún son experimentales y exóticas. Pero existen soluciones a nivel del consumidor que sí que pueden funcionar para absorber los picos de producción”.

Tanto es así que en algunas ocasiones se podría llegar a pagar al consumidor por utilizar energía en esas horas pico de máxima producción. Pero no sólo es importante cambiar el modelo de obtención de electricidad, también es necesario cambiar el modelo de consumo. “Los consumidores no saben lo que gastan, ni que ellos tienen el poder de cambiar la tendencia de consumo. Si su factura eléctrica dependiese no sólo del consumo sino de las horas de consumo, serían más sensibles”.

Este concepto tan peculiar se llama “Peak Shaving” y se resume en controlar la demanda mediante la información del consumidor. Esto complementa la generación de electricidad responsable y ecológica, pero aún queda un paso más.

“Lo que vamos a ver en los próximos años son electrodomésticos ahorrativos en nuestro hogar que estarán conectados a la información generada por la red eléctrica, para saber cuándo pueden funcionar consumiendo energía ‘verde’ y así evitar consumir en cuanto escasee la electricidad”.

Esto puede resultar extraño ya que no se busca consumir menos, sino más bien estimular al consumo, eso sí al consumo eficiente y optimizado. Esto ya está ocurriendo en Australia donde en algunos casos se paga al usuario por consumir electricidad a determinadas horas.

“Para dar el último empujón sólo faltaría mejorar la red haciéndola bidireccional, esto es, que cada casa tuviese, dentro de sus posibilidades, microgeneradores eléctricos (solares, eólicos, etc) que generasen energía para inyectarla en la red”. Una versión avanzada de esta idea es lograr que el usuario almacene energía sobrante en los picos de generación, para inyectarla de nuevo en la red cuando existan picos de consumo. Esto se denomina Grid p2p Power.

Según Raftery, estas medidas están mucho más cerca de lo que parece. “La tecnología ya esta ahí y funciona, sólo falta saltar la barrera de los organismos reguladores para expandir este nuevo modelo de distribución eléctrica responsable, gracias a la cual la electricidad será más barata, se consumirá menos y servirá para frenar el inminente cambio climático que se avecina”.

Fuente: El Mundo

Página siguiente »