abril 2010


IBM Research y el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) han sellado un acuerdo de colaboración para la investigación y desarrollo de nuevos materiales carbonosos que sean capaces de convertir la energía solar en eléctrica.

El acuerdo supone el primer paso para la puesta en marcha de un proyecto de investigación multidisciplinar que se desarrolla de forma conjunta entre el Centro de Investigación Thomas J. Watson de IBM en EE.UU. y el ICFO, con sede en Barcelona, y se centra en el desarrollo de nanomateriales que permitan una conversión eficaz de la energía solar en eléctrica, para su aplicación en el campo de las energías renovables.

La iniciativa se enmarca dentro de la estrategia Smarter Planet de IBM, que busca infundir inteligencia en todos y cada uno de los sistemas y procesos de la vida diaria, incorporando nuevas tecnologías.

Los laboratorios Thomas J. Watson son el centro de investigación más grande del mundo y abarcan 8 laboratorios en 6 países diferentes. Fundados en 1961, acogen diversos proyectos e iniciativas de investigación en el área hardware, software y servicios, entre otros.

El ICFO, por su parte, es un centro de investigación fundado por la Generalitat de Cataluña y la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) que,  dispone de más de 250 investigadores de múltiples nacionalidades, divididos en 10 grupos de trabajo diferentes. La misión del centro se fundamenta en el desarrollo de actividades de investigación y formación, tanto básica como aplicada, de las diferentes ramas de las Ciencias y Tecnologías Ópticas, al más alto nivel internacional.

Fuente: Europa Press

De los 10 nombres listados en el ranking de millonarios más implicados en la salvación del medio ambiente, el 30% son ejecutivos del mundo TI.

Vinod Khosla es uno de los hombres más influyentes de Silicon Valley y el protagonista de una de las historias más atractivas de cómo llegar a la cima en el mundo TIC. Khosla leía en su adolescencia sobre Intel y soñaba con ser él también miembro de esa industria que estaba cambiando el mundo.

Tras saltar desde su Punjab natal a la capital del mundo TI, Khosla se convirtió en uno de los nombres de referencia. Cofundador de Sun Micro, presidente de la compañía en los 80 y ahora responsable de un fondo de inversión especializado en empresas tecnológicas, Khosla se ha convertido en referente del mundo que soñaba en su niñez..

Ahora es además apóstol del cambio a la industria del verde y ha mutado en referente en Green IT. Sus inversiones en el campo de la industria respetuosa con el medio ambiente le han convertido en el milmillonario más verde del mundo, encabezando la lista de Green Billionaires que acaba de lanzar la prestigiosa, y referente en rankings de múltiples ceros, revista Forbes.

En la lista hay más nombres TIC. De hecho, de los 10 nombres en lista el 30% son potentados del mundo de las nuevas tecnologías. En el ecuador del listado y segundos en el selectivo tecnológico, los fundadores de Google. Larry Page y Sergey Brin, dos de los hombres más ricos del mundo, son también grandes benefactores de lo verde. Forbes los ha incluido en su listado por las inversiones de 100 millones de dólares en energías limpias realizadas a través de Google.org, el brazo filántropo de su omnipresente buscador.

Cerrando la lista TIC y en uno de los últimos puestos de la general está Jeffrey Skoll. Skoll fue el primer presidente de eBay y cuando dejó la compañía en manos de Meg Whitman decidió dedicar sus fuerzas y su fortuna a la filantropía. Entre sus causas, lo green es una de las obligadas.

Fuente: Silicon News

La tecnología es responsable del 2% de las emisiones de CO², pero tiene el potencial de reducir el 15% de las emisiones en otros sectores, lo que supondría un ahorro estimado de 600.000 millones de euros para el año 2020.

El Día de la Tierra, o Día del Planeta, es una celebración que se inició el 22 de abril de 1970 a instancias del senador estadounidense Gaylord Nelson, activista medioambiental que abogaba por crear una agencia sobre el medioambiente. En sus primeros tiempos las celebraciones se hicieron en entornos educativos, hasta la creación de la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental) en Estados Unidos y la celebración de la primera conferencia internacional sobre el medio ambiente en Estocolmo, en 1972, que pretendía sensibilizar a los líderes mundiales sobre los problemas medioambientales y animarles a establecer las políticas necesarias para luchar contra ellos.

Han pasado muchos años desde entonces y los adelantos han tardado en llegar, pero en la última década se ha avanzado mucho. El sector TI, junto con el automovilístico, han sido dos grandes motores de esta nueva era en la que prima el cuidado por el medio ambiente. Respecto a los coches nos limitaremos a señalar los avances en torno a los vehículos híbridos, que con sus dos motores (de combustión y eléctrico) han reducido al mínimo las emisiones de CO2 a la atmósfera, y de los vehículos eléctricos, cada vez más numerosos, y que se plantean como una alternativa viable aunque más extendida en entornos urbanos.

En cuanto a la Green IT, que es como se ha denominado el movimiento a favor del medio ambiente en el sector de TI, de tecnologías de la información, la evolución ha sido enorme en los últimos años, no sólo en cuanto a la reducción del consumo, sino al empleo de materiales reciclados y reciclables, o un mayor cuidado por el ‘packaging’ de los productos, evitando la utilización de determinados materiales perjudiciales para el medio ambiente.

Fuente: ITespresso

La segunda edición de la Reunión de alto nivel sobre las TIC para la eficiencia energética, organizado por la Comisión de Información Europea de la Sociedad y Medios de Comunicación Dirección General, en cooperación con la Presidencia española de la Unión Europea.

Este evento tuvo lugar el 23 de febrero y 24 de 2010 en Bruselas reunir los responsables políticos y expertos en el campo de la Eficiencia Energética a través de las  TIC.

Objetivo: El camino hacia una sociedad sostenible

Después de la ICT4EE 2009 High Level Event que tuvo por objeto otorgar visibilidad a las posibilidades de las TIC para permitir la eficiencia energética, este evento 2010 destinado a convertirse en un vehículo para impulsar el progreso en la transición hacia una economía energéticamente eficiente y baja en emisiones de carbono después de los términos de la “Recomendación C (2009) 7604“, aprobada por la Comisión Europea el 9 de octubre de 2009.

A través de la Recomendación, la Comisión instó al sector de las TIC a un acuerdo sobre metodologías comunes para medir el consumo de energía y las emisiones de carbono para el 2010.

Además, dirigiéndose a los Estados miembros y el sector TIC, se trata de desbloquear la eficacia potencial de energía a través de más iniciativas de asociación privada-pública y también a través de asociaciones entre el sector de las TIC y determinados sectores estratégicos.

Los principales retos

  • El desarrollo de indicadores sistémicos que permitan medir la sostenibilidad en el sector de las TIC y la sociedad en su conjunto
  • El establecimiento de modelos sostenibles de ciudades inteligentes centralizados en las TIC
  • Ampliar el papel de las TIC en el mercado de energía en el futuro y las infraestructuras (contadores inteligentes y redes inteligentes)
  • Inducir cambios de comportamiento y la apertura de opciones sostenibles a través de las TIC
  • Apoyar el papel de las TIC en la reducción de emisiones de carbono y el consumo de energía de la logística del transporte de mercancías y las operaciones de transporte
  • Basarse en el potencial de las TIC para la gestión sostenible de los recursos no renovables
  • Promover la importancia de formar a profesionales sobre “Las TIC y el uso de la energía” en sectores críticos

Fuente: Europe’s Information Society

De acuerdo con un informe de Ovum, a pesar de todo lo que se ha dicho sobre como las TI, y en particular ‘green IT’, pueden contribuir al crecimiento del negocio, los CIO no han sabido aprovecharlo.

En su reciente informe “Gestión de la sostenibilidad: una oportunidad para los CIO”, la consultora Ovum cita dos puntos importantes dentro de las TI que han sido ignorados por muchos CIO. El primero, es que “muchas iniciativas verdes pueden reducir los costes y aumentar el horizonte empresarial, en vez de reducirla”. En segundo lugar, es que “la tecnología juega un papel fundamental a la hora de apoyar estas prácticas”. Según Ovum, aquellos CIO que integren ese segundo punto, tienen la oportunidad de aumentar su perfil e incrementar el valor estratégico de su organización.

Según Warren Wilson, analista senior de Ovum, “no es posible escapar de green IT, tanto los consumidores, como los reguladores o los inversores, todos ellos quieren que las empresas adopten las tecnologías verdes en sus operaciones. “La mayoría de los CIO han mirado a la sostenibilidad a través de unas lentes muy estrechas, las del consumo de energía y de las emisiones de CO2, que están directamente vinculados a la informática y a las comunicaciones”, señala. “Lo que les falta es el papel crítico que las TI pueden jugar a la hora de apoyar prácticas verdes en toda la organización”.

Wilson aclara que las prácticas sostenibles no son algo que un negocio pueda simplemente definir, desplegar y luego olvidar. Cada departamento tiene procesos y problemas únicos que deben abordarse. Por ello, las soluciones deben ser seguidas y analizadas para asegurarse de que obtienen los resultados perseguidos, que éstos se mantienen en el tiempo y que pueden ser enviados a las autoridades de cumplimiento, reguladores, clientes e inversores, cuando sea necesario. “Si tenemos en cuenta que las empresas tendrán que calcular e informar, cada vez más, la huella de carbono de sus productos durante todo su ciclo de vida, el reto está en ampliar la gestión de la cadena de suministro (Supply Chain Management, SCM), alcanzando todas las etapas, tanto pasadas, como las materias primas de origen, como futuras, incluyendo la reutilización y el reciclado”, señala Wilson.

De acuerdo con el analista, “la selección, despliegue y gestión de soluciones ERP, BI o SCM es responsabilidad del CIO, por lo que la ampliación de estas soluciones para alcanzar la sostenibilidad debería ser también su responsabilidad. Pero hasta ahora, pocos han aceptado el reto”. Por ello, Wilson señala que aunque la mayoría de las organizaciones han comenzado a desarrollar iniciativas sostenibles, éstas se encuentran en las primeras etapas, por lo que queda un vacío que los CIO están en condiciones de llenar.

Fuente: Computerworld

Grupos de la industria y agencias gubernamentales de Europa, Estados Unidos y Japón han alcanzado las bases de un acuerdo sobre cómo medir la eficiencia energética de los centros de datos. En concreto, han decidido adoptar Power Usage Effectiveness (PUE) como “métrica de preferencia en eficiencia energética”.

Este acuerdo constituye un significativo avance dado que establece una métrica común que diferentes tipos centros de datos, en diferentes partes del mundo, pueden utilizar para informar sobre su nivel de eficiencia en el uso de la energía. Tal medida proporciona una norma para que las compañías midan la eficiencia de sus propios data centers, y también para que juzguen la efectividad de las técnicas de ahorro de energía empleadas por otras instalaciones.

Se trata de un consenso inusual por el nivel de cooperación internacional conseguido. Bajo la supervisión y la promoción de Green Grid, consorcio de la industria estadounidense, ha logrado el apoyo del Departamento de Energía y de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, así como del Código de Conducta de la Unión Europea y del Ministerio de Economía de Japón.

“Green Grid está trabajando con organizaciones de todo el mundo con el fin de desarrollar un lenguaje claro y bien definido para comunicarnos sobre métricas de eficiencia energética, lo que nos aportará un criterio aplicable a todos los centros de datos, sin importar su localización”, señala Tom Brey, empleado de IBM y secretario de Green Grid. “Con tal nivel de consistencia, podemos empezar a emprender importantes cambios de comportamiento en la industria”.

Power Usage Effectivenes (PUE), desarrollado por Green Grid, divide el total de la energía consumida por un centro de datos entre la cantidad de energía utilizada para alimentar el equipamiento TI. El resultado muestra cuánta energía se está perdiendo en sistemas mecánicos y eléctricos.

La elección de PUE no resulta sorprendente. Tal fórmula se ha convertido en la métrica más popular para calcular la eficiencia de los data centers, y algunas grandes compañías, entre las que destacan Microsoft y Google, han utilizado PUE para mostrar el respeto por las Green IT en sus más recientes instalaciones.

Fuente: CIO