noviembre 2008


El fabricante chino ha anunciado su participación oficial en la Iniciativa Mundial para Sostenibilidad Electrónica.

Como parte de su política verde, Huawei Technologies Co. Ltd. ha anunciado su incorporación a la Iniciativa Mundial para Sostenibilidad Electrónica (Global e-Sustainability Initiative – GeSI), una organización del sector TIC para la protección medioambiental.

huawei

De esta forma, el fabricante chino se ha convertido en el primer participante asiático en el GeSI. “Huawei ha reconocido siempre la importancia de la protección del medio ambiente, adoptando un papel proactivo en el desarrollo de tecnologías ecológicas”, comentó el responsable del departamento de Ahorro de Energía y Reducción de Emisiones de la empresa, Xihui Shu. “Esto se refleja observando nuestro papel activo en el desarrollo de estándares y normativas para la protección medioambiental en el sector, además de la creación de productos y soluciones diseñados para ahorrar energía”, agregó.

Luis NevesEl presidente de la Junta Directiva del GeSI y directivo de Deutsche Telekom, Luis Neves, agradeció el compromiso de Huawei con el medio ambiente: “A medida que las personas de todo el mundo se muestran cada vez más preocupadas por las consecuencias del calentamiento global y por los problemas medioambientales, la labor de compañías líderes del sector de las TIC como Huawei, potenciando las comunicaciones ecológicas a través del desarrollo de tecnologías para ahorrar energía y reducir las emisiones de sustancias perjudiciales, resulta esencial para reducir los niveles de CO2 en todo el mundo”.

Fuente: Silicon News

Anuncios

La organización ecologista ha difundido el último estudio que analiza las sustancias tóxicas y contaminantes en los productos de tecnologías de consumo.Greenpeace ha vuelto a presentar su último estudio sobre tecnología y medio ambiente, en el que hace un ranking con las empresas más contaminantes y las más ‘verdes’.

Greenpeace Electronics

Según la organización ecologista, Microsoft, Nintendo y Philips no están eliminando las sustancias tóxicas de los componentes de sus productos, situándose los últimos de la lista. De hecho, Nintendo ha sido calificado con un cero en todos y cada uno de los puntos que analiza Greenpeace. Por el contrario, Sony Ericsson y Samsung son las empresas mejor valoradas, con 7,7 puntos cada una.

El estudio se enfoca en 18 fabricantes a escala mundial de productos de consumo electrónicos y mide el comportamiento de las empresa en cuanto a la efectividad de la retirada y reciclaje de sus productos y su esfuerzo por sustituir sustancias tóxicas para el medio ambiente, como los componentes de PVC o los químicos retardantes.

Fuente: vnunet

Es código, que es voluntario, ayuda a las empresas a adoptar una mayor eficiencia energética, adquirir productos de Green IT e informar del uso energético.La Comisión Europea ha lanzado un nuevo código voluntario de conducta para los gestores de los Centros de Datos, diseñado para ayudarlos a reducir los costes energéticos y el veloz aumento de las emisiones de carbono del sector TIC. Aquellas compañías que se adhieran a dicho código podrán tener acceso a una amplia gama de mejores prácticas que tienen como intención optimizar la eficiencia energética del Centro de Datos, incluyendo consideraciones medioambientales y energéticas en sus criterios de compras, y el compromiso de emitir un informe anual de su consumo eléctrico.

Datacenter

De hecho, este código ha sido creado en respuesta al ingente consumo energético en los Centros de Datos por la necesidad de reducir el impacto medioambiental, económico y de seguridad en el suministro eléctrico. El objetivo es informar y animar a los administradores de los Centros de Datos a reducir el consumo de energía de una forma efectiva en costes sin perjudicar la función de misión crítica de los CPDs.

Sin embargo, los críticos a esta iniciativa, que ha sido desarrollada en consulta con diferentes organizaciones europeas, señalan que la naturaleza voluntaria de este código y el hecho de que las empresas puedan no facilitar los datos de su consumo energético o de cumplir con los objetivos de las emisiones, apenas tendrá repercusiones y podrían socavar su efectividad.

pdf_icon.jpg Código de Conducta

Fuente: Computing

El calentamiento global o la escasez de energía y su alto coste se encuentran entre las principales preocupaciones de nuestro tiempo. Esta inquietud también se refleja en la industria de las TIC, que pretende adoptar una estrategia común ante esta situación. El concepto Green IT reúne todas las tendencias encaminadas a definir, propagar e incentivar la eficiencia energética en la tecnología, reduciendo con ello su impacto medioambiental y logrando a la vez un necesario ahorro de costes.

La preocupación del sector TIC por el consumo energético y las consecuencias medioambientales que su actividad genera no ha sido tan temprana como hubiera sido deseable. La industria, sujeta a un entorno de creciente competencia, ha perseguido el desarrollo de productos y servicios de alta calidad, fiables y con el menor coste inicial posible. Aspectos relacionados con la eficiencia energética de los sistemas no han sido considerados prioritarios, pero el ininterrumpido avance de las redes de trabajo o el aumento de la digitalización de contenidos y de la capacidad de procesamiento, entre otras actividades, han provocado una demanda de infraestructuras y sistemas de información cada vez más potentes y, en consecuencia, una demanda energética cada vez mayor.

No obstante, son comunes actualmente los estudios y medidas que alertan acerca de la situación generada. La consultora Gartner estima que, durante 2008, el 48% del presupuesto de tecnología se destinará al pago del consumo eléctrico. Otro estudio de las universidades de Berkeley y Stanford señala que en cinco años, de 2000 a 2005, se ha doblado el parqué de servidores (de 14,1 a 27,3 millones) y más que duplicado la factura eléctrica (de 1.300 a 2.700 millones de dólares). El problema del ahorro energético es crucial para todas las empresas. Según The Economist, los nuevos gigantes tecnológicos, del tipo de Microsoft o Google, pueden ser comparados con las fundiciones de aluminio por la cantidad de energía que necesitan.

Los centros de proceso de datos (CPD) consumieron en 2005, según la consultora McKinsey, el 1% de la electricidad mundial y desde entonces dicho consumo ha continuado creciendo a un fuerte ritmo. El 59% de la energía consumida en un CPD se destina al funcionamiento de las máquinas, mientras que el resto se reparte principalmente en la climatización de la sala, la iluminación y los sistemas de alimentación. El precio de los servidores es diez veces más bajo que en 1998, pero el gasto en electricidad y climatización se ha multiplicado por ocho.

Otro factor importante tiene que ver con el número de máquinas o servidores que realmente son necesarias para desempeñar una tarea y el aprovechamiento efectivo que se hace de ellos en los CPDs. La Agencia Norteamericana para la Protección del Medio Ambiente (APE) estima que sólo entre el 5% y el 15% de los recursos disponibles en los CPD están totalmente ocupados. La virtualización permite la maximización de la utilización de estos recursos con ratios desde 4:1 hasta 10:1, reduciendo el espacio físico necesario y el número de componentes y, con ello, disminuyendo la temperatura y la energía necesaria para la climatización y funcionamiento. Además de perseguir la máxima eficiencia energética, Green IT implica otros aspectos como la reducción de los componentes nocivos empleados en la fabricación de productos tecnológicos y la biodegradabilidad o reciclabilidad de los mismos, recogiendo o reutilizando las maquinas obsoletas y fomentando políticas de reciclaje en las empresas.

Datos como estos justifican por sí mismos la necesidad de que empresas y centros públicos consideren iniciativas en el ámbito de la Green IT.

La siguiente figura muestra las principales motivaciones para ello, según un estudio realizado entre empresas del sector.

GreenIT_Tabla-.jpg

Pressures to adopt a green initiative. Fuente: Aberdeen Group. Enero, 2008

A este respecto, destaca Green Grid, un consorcio mundial cuyo cometido es incentivar a las empresas y organismos para que consideren tecnologías, procesos y medidas eficientes energéticamente.

Los principales líderes de la industria TI (AMD, APC, Dell, HP, IBM, Intel, Microsoft, Sun, VMware) son miembros de este consorcio y aplican las recomendaciones acordadas en sus productos.

A nivel nacional, la Plataforma Tecnológica Española de Software y Servicios, INES, consciente de lo estratégico de esta área, ha formado un grupo de trabajo que analiza tendencias y avances en el campo de la Green IT y apunta oportunidades y beneficios derivados para las empresas españolas, en particular. A petición de esta Plataforma, el Círculo de Innovación en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (CITIC), gestionado por la Universidad Politécnica de Madrid, coordina durante este año la realización de un informe de Vigilancia Tecnológica en este ámbito emergente de la Green IT, centrado en este caso en las tecnologías y recursos que posibilitan una mejora de la eficiencia energética en los sistemas TI.

Los informes de Vigilancia Tecnológica realizados por CITIC están disponibles a través de su página web: http://www.madrimasd.org/tic

Fuente: Círculo de Innovación en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones madri+d – CITIC

De acuerdo con los resultados de un reciente sondeo de Forrester Research, la mayoría de las empresas tienen intención de mantener su inversión en proyectos de Green IT a pesar del actual clima de incertidumbre económica. El principal objetivo perseguido por estos proyectos es la reducción de costes.

El sondeo, llevado a cabo por Forrester entre 1.022 profesionales TI de todo el mundo, revela que, en concreto, la reducción de los costes derivados del consumo de energía constituye la motivación más importante para el 67% de las organizaciones. El 34% da mayor importancia al recorte de gastos relacionados con la operación de las TI, como el mantenimiento y la mano de obra.

CO2 reductionEste análisis, uno más de los que Forrester lleva a cabo periódicamente sobre la evolución de las Green IT en el segmento empresarial, pone de manifiesto un lento pero estable crecimiento en los planes de acción al respecto. Así, mientras que en octubre de 2007 el 15% de las firmas entrevistadas estaba ya implementando un plan de acción para Green IT y el 24% estaba creando alguno, un año después, el 27% asegura estar desarrollando un proyecto de este tipo y el 25% se encuentra implementándolo.

Es más, el 59% por ciento de las compañías aplican actualmente los criterios medioambientales cuando evalúan y seleccionan sus compras TI.

Como en ocasiones anteriores, Forrester subraya que la reducción del consumo energético representa una oportunidad para que los departamentos TI cambien la relación con el resto del negocio, mejorando su peso en el liderazgo. En este sentido, la consultora señala que, si consiguen reducir con éxito el uso de la energía en sus centros de datos, estarán mejor posicionados para participar en otras iniciativas corporativas de ahorro energético.

Fuente: CIO España

Recientemente fue publicado un informe de la firma Gartner, una de las empresas de Investigación y Asesoramiento en Informática y Telecomunicaciones más importantes en el mundo, en relación a las diez tendencias que tendrán las empresas en el sector en el 2009. La consultora advierte que en el futuro las organizaciones girarán entorno a la reducción de costos de almacenaje de datos, la virtualización de sus entornos, creación de herramientas para acaparar la atención de quienes están en puestos críticos de decisión, se consolidarán las redes sociales como herramienta para el management y la gestión de un modelo amigable con el medio ambiente tanto en lo que se refiere a procesos administrativos, como a la compra de hardware y software.

Considero que es en este último punto que se centra la clave del crecimiento o estancamiento del sector TI para los próximos años.  En la medida que las innovaciones respondan a una política más ecológica, el futuro está asegurado. Tanto los gobiernos, como organizaciones de la sociedad civil, trabajarán por aminorar el impacto del calentamiento global en las sociedades, lo cual desde ya emplaza a esta industria a desarrollar hardware, software y crear información útil que los usuarios puedan incorporar a su vida práctica modificando sus hábitos.

El blog Green TI trae un interesante análisis sobre los factores contaminantes de nuestro sector y los retos a futuro. Si la emanación de gases como el dióxido de carbono que producen los servidores de todo el mundo, supera a la cantidad que genera la aviación cada al año, ya tenemos un parámetro de la responsabilidad que recae sobre los hombros del la industria.

El caso para Argentina es un doble desafío: el país busca posicionarse como líder en manufactura de Tecnología & Información  y a su vez tiene pendiente la regularización de sus políticas medioambientales.  No sería raro que los principales consumidores como la Comunidad Económica Europea, implanten salvaguardas a la importación de productos tecnológicos, bajo el mismo concepto de “etiquetas verdes” que aplican en alimentos y otros insumos.

Un reciente informe de Greenpace ya deja ver el camino que pueden tomar las regulaciones, entorno a la responsabilidad extendida del productor, en torno a la gestión de residuos de aparatos electrónicos y eléctricos.

¿Qué pasos se darán en el futuro?

Heweltt- Packard ya nos deja ver el camino. Hace pocos días presentó el mercado el computador RP5700, diseñado para durar 5 años, tal y como nos cuenta Tech-Consumer. En el mismo sentido trabaja Apple que hace poco anunció que  sus nuevos productos están libres de BFR, PVC y mercurio.

Las grandes casas de fabricación y diseño de nuevas tecnologías tienen en adelante más responsabilidades ecológicas. El desecho e “inertización” de materiales forma parte de su industria. Entregar información al usuario, desarrollar servicios de atención y asesoría, así como reciclaje, serán los nichos de desarrollo más importante de la industria TI a partir del 2009, sin olvidar de mencionar la creación de controles anti-spam y  seguridad de información.

Fuente: Pulso Social

Tom Raftery no es un nombre demasiado conocido, aunque no para de dar conferencias por diversas partes del mundo, desde Berlín hasta Nueva York.Su última parada ha sido Sevilla para debatir en el EBE (Evento Blog España) de un concepto relativamente nuevo, el GRID 2.0 (red de segunda generación), una idea nada fácil de definir, pero que podría traducirse como la redistribución de la energía eléctrica gracias a la tecnología, de un modo similar al que utiliza Internet para distribuir el conocimiento. Una especie de Electranet.

Raftery asegura que la energía ya supone un grave problema a nivel mundial y hace falta aplicar nuevos métodos para obtener, gestionar y consumir la energía de forma inteligente “La electricidad 1.0, la basada en el petróleo, es predecible pero poco eficiente y tiene un grave problema de optimización. El consumidor gasta electricidad sin saber lo que cuesta y la infraestructura de las compañías eléctricas tienen que luchar contra los picos de consumo que cada vez son más fuertes”.

Tom RafteryNo en vano los precios de la electricidad siguen subiendo y no parece que la tendencia vaya a cambiar.

Por otro lado, afirma que “las energías renovables son variables e inestables y eso no les gusta a las eléctricas. Sin embargo, eso no significa que no se puedan aprovechar. Sí es cierto que es un grave problema, porque no es fácil ni barato acumular electricidad para usarla cuando más se necesita, pero existen otras alternativas que permiten distribuir la energía a los lugares y momentos que más lo necesitas. Es el GRID 2.0”

La idea que reside detrás del concepto de GRID 2.0 es la de conectar en una gran red de distribución eléctrica intercontinental los diversos generadores de energías renovables, de manera que cuando una reduzca su aporte, otra complementaria aporte esa diferencia.

Uno de los más sencillos ejemplos que pone Raftery es la energía solar y eólica. “Cuando deja de hacer viento, suele salir el sol. Esto aplicado a una red grande aporta mucha robustez” y en algunos casos, como Irlanda esto ha supuesto el 50% del consumo diario de un país.

El gran problema, repite, es que no existen mecanismos para almacenar esa electricidad cuando exista un exceso de producción. “Es muy caro almacenar grandes cantidades de electricidad y las soluciones aún son experimentales y exóticas. Pero existen soluciones a nivel del consumidor que sí que pueden funcionar para absorber los picos de producción”.

Tanto es así que en algunas ocasiones se podría llegar a pagar al consumidor por utilizar energía en esas horas pico de máxima producción.

Pero no sólo es importante cambiar el modelo de obtención de electricidad, también es necesario cambiar el modelo de consumo. “Los consumidores no saben lo que gastan, ni que ellos tienen el poder de cambiar la tendencia de consumo. Si su factura eléctrica dependiese no sólo del consumo sino de las horas de consumo, serían más sensibles”.

Este concepto tan peculiar se llama “Peak Shaving” y se resume en controlar la demanda mediante la información del consumidor. Esto complementa la generación de electricidad responsable y ecológica, pero aún queda un paso más.

“Lo que vamos a ver en los próximos años son electrodomésticos ahorrativos en nuestro hogar que estarán conectados a la información generada por la red eléctrica, para saber cuándo pueden funcionar consumiendo energía ‘verde’ y así evitar consumir en cuanto escasee la electricidad”. Esto puede resultar extraño ya que no se busca consumir menos, sino más bien estimular al consumo, eso sí al consumo eficiente y optimizado. Esto ya está ocurriendo en Australia donde en algunos casos se paga al usuario por consumir electricidad a determinadas horas.

“Para dar el último empujón sólo faltaría mejorar la red haciéndola bidireccional, esto es, que cada casa tuviese, dentro de sus posibilidades, microgeneradores eléctricos (solares, eólicos, etc) que generasen energía para inyectarla en la red”. Una versión avanzada de esta idea es lograr que el usuario almacene energía sobrante en los picos de generación, para inyectarla de nuevo en la red cuando existan picos de consumo. Esto se denomina Grip p2p Power.

Según Raftery, estas medidas están mucho más cerca de lo que parece. “La tecnología ya esta ahí y funciona, sólo falta saltar la barrera de los organismos reguladores para expandir este nuevo modelo de distribución eléctrica responsable, gracias a la cual la electricidad será más barata, se consumirá menos y servirá para frenar el inminente cambio climático que se avecina”.

Fuente: El Mundo

Página siguiente »