junio 2008


La responsabilidad social corporativa se convierte en asignatura obligatoria para los CIO de las grandes organizaciones.

El profundo análisis que los responsables TIC están realizando de las consecuencias medioambientales que todas sus acciones llevan aparejadas no es más que un reflejo de la preocupación existente en la sociedad. La ecosostenibilidad ha irrumpido con fuerza en el mundo tecnológico provocando notables transformaciones en las políticas corporativas con el fin de reducir su consumo eléctrico y lograr importantes ahorros de costes.

El desarrollo que el sector de las telecomunicaciones ha alcanzado en nuestro país se debe fundamentalmente a las inversiones realizadas en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), que se han convertido en herramientas estratégicas para lograr no sólo el incremento de su cuota de mercado, sino la mejora de su eficiencia. Pero un nuevo reto se abre ante ellas: convertirse en organizaciones ecoresponsables, reduciendo su consumo y aumentado su rendimiento. Sobre éstos y otros temas discutieron representantes de algunas de las más importantes compañías de telecomunicaciones reunidas por Computer­World.

Jose Luis Femenía, director de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de Alcatel-Lucent, asegura que “la protección del medio ambiente está dentro del enfoque global de nuestra empresa e influye de manera decisiva en la responsabilidad social: cuando falla todo se ve afectado. No podemos olvidar que las empresas de comunicaciones tenemos la capacidad para desarrollar servicios, aplicaciones y nuevas formas de enriquecer la vida de las personas dentro del más absoluto respeto a la legislación medioambiental mundial y de cada uno de los países en los que estamos presentes”.

Nieves Feijoo, directora de estrategia, marketing y productos de BT España, afirma que su compañía apuesta por la sostenibilidad tanto interna como en colaboración con sus clientes. “Un 84% de las empresas están actualmente comprometidas con la sostenibilidad, pero fallan en la forma de ejecutar sus políticas. En BT, desde 1996 a 2000, hemos conseguido reducir el 60% de nuestra huella de carbono y en 2020 queremos que llegue hasta el 80%. Para ello, necesitamos implantar nuevas tecnologías”.

La sostenibilidad como herramienta para crecer
Para Juan Blanco, director de desarrollo de negocio para empresas de la región mediterránea de Cisco, “aplicamos los principios de sostenibilidad a las operaciones, productos y personas. Sabemos que el primer paso es definir dónde estamos para mejorar. Hemos conseguido importantes avances, por ejemplo en Inglaterra el 100% de la energía proviene de energías renovables. En nuestra apuesta por el medio ambiente empezamos por nuestra propia casa, sobre todo cuando el segmento de las TIC consume el 2% de toda la energía que se gasta en el mundo. Los CPD (centros de proceso de datos) han llegado a una situación en la que no pueden crecer si no se convierten en centros sostenibles, pero todavía hay muchas empresas que asocian green IT con un gasto, cuando en realidad es todo lo contrario”.

Sergio Abad, responsable de RSC de Colt Telecom, asegura que “green IT no es el futuro, sino el presente, y es necesario apostar por este concepto porque la sociedad nos pide que tomemos medidas. Un reflejo de esta realidad es que en los concursos públicos comienza a valorarse la incorporación de conceptos de responsabilidad corporativa, y quien no adopte estas medidas estará fuera del mercado. En Colt hemos creado un equipo de RSC para poner en marcha políticas de ahorro energético y campañas para que toda la compañía asuma estos compromisos como propios”.

Alfredo Canteli, responsable de desarrollo de negocios home & networks Mobility de Motorola, explica: “La existencia de un marco regulativo en temas como el reciclaje de equipos supone un paso adelante. No sólo hay que luchar por reducir el consumo y las emisiones, sino por definir qué hacemos con los equipos una vez sustituidos. En Motorola trabajamos para lograr que más del 90% de los materiales de nuestros productos sea reciclable. Green IT no es una moda: ha venido para quedarse”.

Pedro Pérez, director de operaciones de Nortel, comenta que su compañía trabaja en varias líneas fundamentales encaminadas a reducir el impacto de la propia compañía en el medio ambiente. “El 95% de los empleados teletrabajamos y contamos con herramientas internas para medir el consumo energético y poner en marcha planes de reducción. Las iniciativas de sostenibilidad serán una herramienta de generación de negocio para aquellas empresas que las conviertan en una ventaja competitiva”.

Compatibilizar vida laboral y personal
Jose Luis Guisado, marketing manager de Siemens, asegura que “iniciativas como el teletrabajo o que los empleados compatibilicen vida laboral y personal forma parte de la responsabilidad de las empresas. Pero no debemos quedarnos en el nombre, sino poner en marcha acciones que contribuyan a que las empresas no sólo cumplan con protocolos internacionales como Kioto, sino que sean ecológicas en todas sus áreas de actividad”.

Rosa Gómez, responsable de responsabilidad corporativa de Vodafone, comenta cómo su empresa lleva desde 2001 trabajando en esta área a través del departamento de RSC “que integra todo lo referente al medio ambiente”. Y continúa: “Tenemos en marcha planes de actuación, con y para los clientes, de eficiencia energética para hacer frente al cambio climático. Hemos puesto en marcha un plan de eficiencia energética de 2006 a 2010 que contempla acciones como el apagado de zonas de las oficinas que no se utilizan o la sustitución de equipos por otros más eficientes energéticamente. Gracias a ello hemos ahorrado el 8% del consumo de red. En 2010, reduciremos al 50% las emisiones de CO2”.

Ignacio Garicano, director de marketing de Fujitsu Siemens Computers, pone sobre la mesa un aspecto nuevo. En su opinión, “los compradores de TIC no consideran demasiado importante todo lo que se refiere a green IT, no es prioritario a la hora de decidir una compra y la mayor parte de las organizaciones no tienen estas acciones en su agenda de prioridades. En el día a día vemos pocas iniciativas que incidan en el ahorro energético. A esto se añade que el Gobierno no está dando los pasos que serían necesarios para avanzar en este terreno. En Fujitsu Siemens llevamos tiempo trabajando en el diseño de equipos y sistemas lo más eficientes posibles, ecosostenibles y que no supongan un sobrecoste para los usuarios “.

Alberto Bellé, director de análisis de IDC, afirma que “existe un consenso entre todas las compañías, que en su gran mayoría han adoptado el concepto green no sólo en sus productos, sino en su filosofía de trabajo. A lo largo de todo el ciclo de vida y una vez que el ahorro energético sea una realidad veremos aparecer nuevos requerimientos no sólo en el consumo, sino en el diseño de los materiales, en su reciclado y destrucción final”.

Nieves Feijoo, de BT, asegura que “hay dos elementos para que la sostenibilidad entre en las empresas: la regulación y que las empresas perciban que gracias a determinados elementos pueden conseguir mayor rentabilidad en su cuenta de resultados”.

Ignacio Garicano, de Fujitsu Siemens, añade: “Hay que desterrar la idea de que los sistemas ecosostenibles son más caros. Nuestros servidores consumen un 20% menos que los del líder del mercado y son un 10% más baratos”.

Temas como el diseño de los equipos y sistemas, la puesta en marcha de políticas de sostenibilidad y el trabajo que la Administración debería hacer para concienciar a los consumidores de la necesidad de utilizar sistemas más eficientes en el ahorro energético y que permitan una reducción de espacio y el reciclado de sus materiales, fueron elementos de discusión a lo largo de la reunión y marcaron la dirección hacia la que las empresas deben caminar.

Fuente: ComputerWorld

Anuncios

La industria TIC europea crea un foro donde se compromete a recortar su propio impacto ambiental y el del resto de sectores.

El sector tecnológico europeo quiere liderar la lucha contra el cambio climático y por eso se ha comprometido esta semana en Sevilla a recortar su impacto medioambiental y el del resto de los sectores económicos, además de educar al consumidor en prácticas más eficientes. Estas empresas admiten que contribuyen al problema, ya que emiten el 2% de las emisiones y coparán en 2020 el 45% del consumo eléctrico con sus productos, pero tienen claro que pueden aportar el grueso de las soluciones al conjunto de la actividad económica. Además, impulsar el uso de la tecnología para procurar el desarrollo sostenible originará un lucrativo negocio para las empresas TIC, como admite Mark MacGann, director general de la asociación de compañías digitales europeas, Eicta. El dirigente, que identificó hasta 20 tecnologías que pueden mejorar la eficiencia energética, exigió a los poderes públicos leyes más firmes que aseguren la protección medioambiental, y advirtió que en el actual reto ‘habrá sectores que pierdan y otros que ganen’, aquellos que confíen en la tecnología.

La nueva estrategia conjunta se ha presentado esta semana en Sevilla en el marco del primer foro TIC y Sostenibilidad, organizado por la Asociación de Empresas Electrónicas, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España (Aetic) y la Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía. Bajo el título La respuesta tecnológica al desarrollo sostenible, este encuentro fue clausurado por la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y pretende tener periodicidad anual.

Según el informe presentado por el sector europeo en este foro, aunque hay mucho camino que recorrer en la batalla de la eficiencia para lograr una economía libre de carbono, la gran meta debe ser la ‘desconexión completa de la relación entre crecimiento económico y uso de la energía’, un reto que asumen estas empresas. Por un lado, se comprometen a reconvertir su propio sector y por otro a propiciar cambios estructurales en el resto de actividades económicas con es el caso de las energías limpias, la sustitución de los productos físicos por los servicios online, o el traslado de muchas actividades económicas hacia internet, como la banca o el sector inmobiliario. En este sentido, en su intervención, el presidente de Aetic, Jesús Banegas, destacó que hay que seguir fomentando nuevas formas de operar como el teletrabajo y la viodeoconferencia. Si el 10% de los ciudadanos de la UE eligiera la primera opción se evitarían 22 millones de toneladas de CO2, el mismo volumen de ahorro que se sumaría si el 20% utilizara la videoconferencia en lugar de viajar.

La directora gerente de la Fundación Entorno, Cristina García-Orcoyen, señaló que ‘hay que aceptar que estamos ante una crisis del sistema económico’, y que buena parte de las soluciones para reducir el impacto medioambiental pasa por el uso intensivo de la tecnología.

Entre otros conferenciantes, también intervino el ex presidente del Gobierno Felipe González, líder del grupo de reflexión sobre el futuro de la UE. A su juicio, Europa tiene la oportunidad de adelantarse a un cambio de modelo energético y competitivo que se terminará imponiendo en todo el mundo. Este nuevo sistema estará liderado por las energías limpias, la I+D+i e incluso, según la propuesta de González, la energía nuclear. Sin embargo, el ex presidente se mostró pesimista y admitió que para cumplir con los objetivos previstos ‘haría falta una revolución’.

Cambios estructurales obligados
El transporte es el sector que provoca el mayor nivel de gases de efecto invernadero, un 23% del total. Se trata, a decir de los expertos, de uno de los problemas más complejos y difíciles de resolver. El actual modelo es insostenible y de momento no tiene alternativas. El 84% de los españoles se desplazan a diario e invierten de media una hora de tiempo, según la firma GMV. El teletrabajo y las videoconferencias, con escasa presencia en España frente al 13% de usuarios en Europa, pueden reducir este impacto del transporte.

El tráfico y sus problemas de contaminación y atascos en las ciudades es uno de los segmentos del transporte donde más están actuando las nuevas tecnologías tanto en la gestión del tráfico privado como en la del público. Se calcula que el 50% del consumo de combustibles se produce en las retenciones de tráfico. La multinacional IBM, por ejemplo, ha instalado un sistema inteligente en Estocolmo que ha permitido reducir un 30% los embotellamientos y un 60% las emisiones del tráfico.

El sector energético es sin duda el que está en el ojo del huracán en la lucha contra el cambio climático. La apuesta por las energías limpias es una prueba de lo que las tecnologías pueden hacer en este campo. Los expertos avisan que los sectores tradicionales deberán vivir una reconversión como la revolución que en su día vivió el sector de la música. En el caso de las eléctricas se buscan técnicas que puedan recortar la factura como es el caso de los edificios inteligentes, los sistemas de apagados automáticos de productos o los sistemas públicos de iluminación, que pueden ser mucho más eficientes con telegestión o bombillas de bajo consumo.

Otros sectores con soluciones de mejoras medioambientales menos claras son por ejemplo el siderúrgico o el de automoción.

Fuente: CincoDías

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, instituido en 1972 por Naciones Unidas. Por este motivo el website de ComputerWorld ha puesto en marcha un Especial green IT en el que se muestran las informaciones más relevantes relacionadas con “tecnología verde” con una recopilación de noticias, artículos y vídeos sobre tecnología y medio ambiente.

El Día Mundial del Medio Ambiente, que tiene como lema este año “CO2 Deja el Hábito. Hacia una economía baja en carbono“, tiene por objetivo ayudar a la concienciación de empresas y usuarios sobre la importancia del respeto al medio ambiente y del desarrollo e implantación de políticas de sostenibilidad.

Este año las principales celebraciones internacionales se llevarán a cabo en Nueva Zelanda, con Wellington como ciudad anfitriona y la eliminación del uso del carbón en nuestras economías y estilos de vida. Entre otras medidas se persigue incluir una mayor eficiencia energética en edificios y aparatos eléctricos, entre los cuales figuran desde usar bombillas de bajo consumo hasta un cambio hacia formas más limpias y renovables de generación de electricidad y sistemas de transporte.

Se puede acceder a este especial desde la página principal de IDG.es, desde el menú de cada uno de los websites de IDG.es y a través de www.idg.es/computerworld/greenIT

Fuente: IDG