Greenpeace denuncia que los centros de datos para almacenar servicios de ‘cloud computing’ triplicarán las emisiones a la atmósfera en 2020

La nube de datos virtual (o cloud computing) está generando una nube real de contaminación mientras Facebook, Apple y otras grandes compañías tecnológicas construyen inmensos centros de datos alimentados por carbón, según Greenpeace, que ha puesto de ejemplo dos nuevas instalaciones que la red social y el fabricante del iPhone construyen en los estados norteamericanos de Oregon y Carolina del Norte, respectivamente. La ONG pide a las empresas de Internet que “sean más cuidadosas y construyan con energías limpias”.

Cloud computing infographic

Según el informe publicado por la ONG , el consumo energético y emisiones de carbono provocados por el cloud computing son “más elevadas de lo que se creía”. El estudio se basa en datos del informe realizado por el grupo Smart 2020, publicado en 2008 y ligado a las proyecciones de emisiones de carbono publicadas por McKinsey. A éstas, Greenpeace ha añadido las que publica la Agencia de Protección ambiental de Estados Unidos. El resultado: en 2007 el consumo energético de la nube en Internet fue de 622.000 millones de kWh (kilovatios por hora), 1,3 veces más elevado del que sugiere el informe Smart 2020. La ONG calcula que en 2020 el consumo será de 1,963.000 millones de kWh, “lo que significa consumir más que Francia, Alemania, Canadá y Brasil juntos”.

Lo que antes se almacenaba en el disco duro del ordenador ahora se guarda en la ‘nube’ de Internet. Las grandes compañías del sector, además, han conquistado a millones de internautas con servicios y aplicaciones gratuitos alojados en la Red, que necesitan granjas de servidores masivos, que físicamente dan soporte a la “nube”. El fenómeno se conoce como cloud computing (en inglés). GrenPeace critica que estos grandes centros de almacenamiento de datos se estén construyendo con energías fósiles como el carbón, que no ayudan a frenar el cambio climático.

Apple, Facebook, Microsoft, Yahoo y Google tienen por lo menos algunos centros que dependen en gran medida de la energía del carbón, según Greenpeace. Barato y abundante, el carbón es el combustible más empleado en Estados Unidos, según la ONG, incluso en aquellas instalaciones que requieren una alta eficiencia energética , como estos de centros de datos.

La mayoría de las empresas denunciadas por GreenPeace se ha negado a dar detalles sobre la cuestión, informa Reuters, aunque aseguran que tiene en cuenta el medio ambiente en las decisiones empresariales y que buscan las eficiencia energética.

pdf_icon.jpg Descargar informe Make IT Green: Cloud Computing and its Contribution to Climate Change

Fuente: El País

Anuncios