La compañía de César Alierta está concretando un acuerdo con Endesa para que los conductores puedan recargar sus vehículos mediante una tarjeta prepago.

Las telecomunicaciones y la Green IT podrían ir de la mano una vez más gracias a un acuerdo que las compañías multinacionales Telefónica y Endesa están ultimando y que podría reforzar la presencia de ambas en el mercado de la movilidad eléctrica.

Gracias al contrato, que estaría pendiente de la aprobación de los ayuntamientos de varias ciudades y de la firma de ambas compañías, las cabinas telefónicas podrían a comenzar a usarse como puntos de recarga de las baterías de vehículos eléctricos.

Para efectuar el proceso de recarga se requerirán una especie de tarjetas prepago que funcionarán de forma similar a las de teléfono. Éstas contarán con saldo que, una vez gastado, se podrá volver a extender.

En principio, el proyecto comenzará a ser probado en Madrid, aunque podría extenderse a otras ciudades españolas como Barcelona y Sevilla si consigue el respaldo de los usuarios. La iniciativa está adscrita al Plan Movele, que pretende fomentar el uso de coches eléctricos y que cuenta con un presupuesto de 10 millones de euros, según informa Europa Press.

Fuente: ITespresso

Anuncios