¿Es un centro de datos, cerca del Polo Norte malo o bueno? Con una energía barata, la refrigeración y los incentivos económicos para estimular su economía en crisis, Islandia ha incrementado su atractivo para empresas intensivas en información que requieren un gran número de servidores.

Jeff Monroe, CEO de Verne Global, una compañía de centros de datos al por mayor, ha recorrido el mundo en busca de lugares donde poder ofrecer costes de energía reducidos, disponer de una fácil de refrigeración y de comunicaciones fiables. Mientras en Estados Unidos los costes energéticos son una incertidumbre, Islandia, con su energía renovable, aparentemente ilimitada, frías temperaturas y tres (que pronto serán cuatro) cables transoceánicos encaja a la perfección.

“Estamos encontrando los puntos de la Tierra que están optimizados para la operación de servidores – Islandia cumple todos los aspectos”, dice Monroe.

La valoración es una buena noticia para un país que sigue sufriendo una profunda recesión provocada por la crisis económica mundial de 2008 y la nacionalización de sus tres mayores bancos en octubre de ese año. La economía del país probablemente no ha alcanzado aún su punto más bajo, con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), la estimación de desempleo al 10% este año y el producto interno bruto con una caída del 7%.

Para las empresas que buscan un buen lugar para poner sus centros de datos, sin embargo, el declive económico de Islandia es una buena noticia.

“A causa del golpe que Islandia asumió (económicamente), el gobierno podría estar dispuesto a presentar algunos incentivos muy saludable para las empresas”, dice Nik Simpson, analista senior de estrategias de centro de datos para el Burton Group.

Verne se ha establecido en un área que el gobierno de Islandia está desarrollando activamente – la antigua base aérea de Keflavik- , en el que ha convertido a dos depósitos de almacenamiento de armamento en centros de datos.

La infraestructura del país es relativamente nueva y construido para la industria pesada de fundición de aluminio y dispone de fuentes de energía tan abundantes y fiables que los precios se puede predecir con 20 años. Mientras que áreas en Estados Unidos donde han comenzado a atraer centros de datos, tales como Carolina del Norte con la reciente instalación de Apple, los precios de energía en el futuro son siempre una preocupación. No es así en Islandia, donde la actividad geotérmica puede alimentar los centros de datos, así como el calor de las aguas termales.

“Puede encontrar lugares en Estados Unidos donde la energía tiene un coste relativamente bajo, pero la volatilidad (de los precios) es el problema”, dice Monroe. Mientras algunos estados, como Iowa, están apostando en sus proyectos de energías renovables”, si el coste es de 20 centavos de dólar por kilovatio-hora, nadie va a ir porque es demasiado caro”, dice.

Verne estima que empresas que requieren de 20.000 a 25.000 servidores podría ahorrar $100 millones en una década, al pasar a Islandia.

Encontrar la combinación adecuada de condiciones, sin embargo, no es fácil. Por ejemplo, su vecina Groenlandia no tiene comunicaciones redundantes, es demasiado fría, y no dispone de profesionales técnicos como Islandia.

“Islandia se llama la tierra del hielo, pero es verde; Groenlandia se llama la tierra verde, pero es blanca, y hay que tener en cuenta la humidificación, porque es demasiado seca. Por lo que no es interesante un lugar donde hace demasiado frío”.

Sin embargo, aun con sus ventajas, la ubicación de Islandia convierte en un destino de nicho, sostiene Simpson Burton. Sólo aplicaría a las grandes empresas de alojamiento o corporaciones con enormes centros de datos. “La cuestión es la escala de los centros de datos”, dice Simpson. “Cuando usted está construyendo centros de datos que gigavatios de consumo, entonces hay un enorme potencial de ahorro”.

Además, los tres cables submarinos que conecta Islandia al resto del mundo no son suficientes, dice el analista. Mientras que el último proyecto, Danice, conectará Islandia con Europa a través de un cable de 5.1 terabits por segundo, tener pocas opciones reduce la competencia y puede aumentar los costes de comunicaciones. Además, la distancia puede causar problemas en aplicaciones sensibles a la latencia. “No es exactamente el centro de comunicaciones del mundo”, dice Simpson.

De todas formas, Verne sostiene que Islandia puede ofrecer algo para todos. Almacenamiento de datos distribuidos, tales como la red de Akamai, y el mayor uso de la fibra han reducido los problemas de latencia. Otras locaciones en la Tierra tal vez se encuentran demasiado lejos para servir con rapidez datos a la parte oriental de Estados Unidos y a Europa occidental, pero Islandia no es uno de esos lugares.

“Hay una banda de cierta tolerancia a la latencia, que desaparecerá (para lugares distantes), creemos que, en décadas”, dice Monroe. “Pero no hay ninguna aplicación que no puede residir en Islandia, a día de hoy”.

Al final, Islandia permite a las empresas cuidar el ambiente y ahorrar dinero al mismo tiempo, dice Monroe. “En Islandia, no hay ningún coste por ser green IT“, dice.

Fuente: CIO

Anuncios