El peaje inteligente no sólo hace la vida de los automovilistas más fácil, sino que además también reduce la huella medioambiental de los ciudadanos en movilidad. Este sistema tecnológico de control inteligente del tráfico tiene, por tanto, una contrapartida verde.

Traffic Control

Según el estudio “Transporte Inteligente”, realizado por el IBM Institute for Business Value, el uso del automóvil cae en un 18% en aquellas ciudades que emplean estos sistemas, lo que reduce la densidad del tráfico y las emisiones de dióxido de carbono.

Entre un 14 y un 18%: éstas son las cifras de mejora de la huella de emisiones al ser esta la caída en el volumen de CO2 lanzado a la atmósfera.

El peaje inteligente tiene además otro beneficio verde asociado: el parque de coches verdes adquiridos aumenta. Estos automóviles están exentos de pagar tasas, gracias a la identificación directa del mismo. Desde la implantación del sistema, el número de estos vehículos se ha multiplicado por tres.

Fuente: SiliconNews

Anuncios