Se ha inaugurado en la ciudad alemana de Munich, el DataCenter 2020, en el que T-Systems e Intel trabajan conjuntamente en la implementación industrial y automatización de servicios.

T-Datacenter

T-Systems e Intel plasman en el proyecto DataCenter 2020, su idea de lo que es el centro de datos del futuro. El proyecto se encuentra en una fase inicial en la que ambas compañías investigan cuáles son las mejores condiciones para crear un centro de datos ecológico. Los resultados iniciales de la investigación se publicarán este año y servirán como base para implantar mejoras ecológicas en los nuevos centros de datos así como en los que ya están en funcionamiento.

El techo del DataCenter 2020 puede ajustarse en altura desde unos 2,50 metros hasta los 3,70. Además cuenta con un generador de humo que hace visible cualquier corriente de aire. El centro de test medioambiental, de unos 70 metros cuadrados, y el local de equipamiento de igual tamaño se encuentran en el centro de datos de T-Systems. Intel aporta cerca de 180 servidores al proyecto, mientras que la filial de servicios para empresas del grupo Deutsche Telekom aporta la infraestructura necesaria para gestionar esos servidores. Cerca de 10 empleados de cada compañía se encuentran analizando la interacción de varios elementos en el centro de datos, con una visión global de las consideraciones energéticas incluyendo no sólo los servidores, sino también otros elementos como los refrigeradores, el tamaño de la habitación y la altura del techo o los circuitos de agua.

Uno de sus objetivos de este proyecto es lograr una eficiencia óptima en el uso energético (PUE) de un 1,3 en los nuevos centros de datos. Este valor muestra el ratio entre el total de energía consumida en un centro de datos y el funcionamiento de los ordenadores. El valor PUE actual en un centro de datos refrigerado con circuito de aire se sitúa entre un 1,7 y un 1,8 de media.

Fuente: ComputerWorld

Anuncios