Estudios demuestran un mayor compromiso por aquellas prácticas que ayudan al medio ambiente, al tiempo que grandes multinacionales lanzan una campaña para reducir las emisiones contaminantes. 

Carbon Footprint

La llamada “tecnología verde”, es un tema cada vez más atractivo tanto para consumidores como para las empresas, que aparte de tener una conciencia ecológica, ven las ventajas que les otorga, esto, de acuerdo a varios estudios realizados últimamente por diferentes marcas.

Uno de ellos fue encargado por Lexmark –y realizado por Ipsos- y que pretendía indagar en los hábitos de impresión de los usuarios y si éstos hacían algo por el medio ambiente. Una de las conclusiones es que el 75% se siente mal cuando imprime páginas innecesarias, y que la mayoría tiene una preocupación por el medioambiente.

El 64% de los consultados piensa erróneamente que el desecho de los cartuchos es la principal causa de contaminación derivada de la impresión; no obstante, menos de la mitad de los usuarios (46%) entienden que -de hecho- el gasto en papel supone el mayor contaminante medioambiental. Este es el apartado que más formación e información requiere, con el fin de que los consumidores refuercen sus hábitos para contribuir a una mayor sostenibilidad.

Otras conclusiones explican que el 91% de los encuestados preferiría reparar un dispositivo en garantía antes que deshacerse de él; el 85% elegiría con frecuencia la opción de impresión más ecológica si está disponible con un solo clic o pulsando un botón; y que el 84% estaría más dispuesto a comprar un producto si el fabricante muestra más respeto por el medio ambiente y se preocupa el reciclaje.

La industria se compromete y lanza una campaña

En la cumbre del G8 que se realiza en Italia, estuvieron presentes algunas de las compañías de más alto perfil del mundo para llegar a un acuerdo climático global para fines de 2009 y fijar objetivos ambiciosos tendientes a reducir las emisiones de carbono.

19 compañías líderes – incluyendo Johnson & Johnson, Nike, Lafarge, Tetra Pak, Nokia, Sony y Coca-Cola– se han unido a WWF, la organización de conservación de la naturaleza más grande del mundo, para anunciar una nueva campaña destinada a exigir a los gobiernos y políticos a “Dar Comienzo a la Economía Limpia”.

“Tradicionalmente, los gobiernos le han exigido a las compañías objetivos ambientales”, manifestó Oliver Rapf, Responsable de cumplimiento del programa sobre cambio climático de WWF. “Esta vez, muchas de las compañías líderes del mundo ya se encuentran un paso adelante en esta cuestión y están instando a los gobiernos para que dicten marcos sólidos para reducir las emisiones de CO2 a nivel mundial”.

La campaña, que será difundida a través de varios medios, apunta a persuadir a los responsables de la toma de decisiones en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se celebrará en Copenhagen en Diciembre a celebrar un acuerdo ambicioso, justo y efectivo para reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero. La Cumbre del G8 de esta semana es un paso vital en este camino.

“El G8 se trata de economías exitosas y negocios exitosos”, dijo James Leape, Director General Internacional de WWF. “Los líderes del G8 deben reconocer que trabajar hacia un futuro con bajos niveles de carbono es vital y urgente – para el planeta, para los negocios y para la economía mundial”.

La campaña Climate Savers se enfoca en la innovación y las soluciones, manifestó el Sr. Leape. “Las compañías que se han unido al programa Climate Savers han crecido económicamente reduciendo sus emisiones. Han comprobado que los conceptos de crecimiento y bajo nivel de emisiones de carbono son más que compatibles – son complementarios. Las compañías que suscribieron al programa Climate Savers están diciéndoles a los políticos: “Nosotros lo hicimos, ahora es su turno”.

Algunos de los principales líderes comerciales del mundo están apoyando la campaña “Dar Comienzo a la Economía Limpia” con sus propias declaraciones.

El CEO de The Coca-Cola Company, Muhtar Kent, capturó el espíritu de las compañías miembro del programa Climate Savers manifestando: “Nuestro objetivo es hacer crecer nuestro negocio, no nuestro carbono.” La compañía se comprometió a reducir sus emisiones de CO2 un 5% para el año 2014 y a mantener sus emisiones globales de CO2 en los niveles del año 2004, evitando un incremento de 2 millones de toneladas de CO2 derivado del crecimiento comercial.

“Reducir su huella de carbono no sólo es posible, es inspirador,” dijo Thomas Storey, Presidente de Fairmont Hotels & Resorts. Fairmont se comprometió a reducir sus emisiones de CO2 un 20% para el año 2013.

Fuente: La Segunda online

Anuncios