La tecnología es, junto con las personas y los procesos, clave en la eficiencia medioambiental.

La coyuntura económica podría salir a cuenta en la lucha de las compañías por ajustar sus procesos a una mejor eficiencia medioambiental.

El respeto de la naturaleza incide en un recorte de los costes de las compañías, por lo que la mayor austeridad de gasto asociada al contexto económico puede llevar a una mayor preocupación por ser respetuoso.

green thumb

“La crisis es un acelerante”, reconoce el research manager de IDC, Jaime García Cantero, durante la presentación del estudio conjunto de la consultora y Atos Origin sobre la apuesta medioambiental de las empresas. Además de en la reducción de costes, la crisis puede incidir en otro aspecto. “Esta crisis tiene mucho de crisis de confianza”, asegura mientras las políticas medioambientales y la transparencia de información asociada inciden en una mayor recuperación de este punto.

Las empresas sostenibles son, igualmente, diferentes al resto, lo que ayuda a una mayor separación de la competencia. “Precisamente ahora la diferenciación es crítica”, abunda García Cantero. “La sostenibilidad es una oportunidad de negocio y de marca“.

La política medioambiental está además directamente ligada a unos mejores resultados económicos. Las firmas que inician estos procesos esperan recuperar la inversión en tres años, tiempo que a veces se supera.

“Las compañías con programa de sostenibilidad tienen una ventaja competitiva”, apunta el partner head of Manager Consulting de Atos Origin, Terry Lobel. El medioambiente “no es una cuestión de moda, es una cuestión de hoy con mucho impacto en el futuro”.

Así, las firmas sostenibles tienen márgenes un 2% superiores a las demás empresas y en un 46% de los casos han conseguido reducir los costes.

Tecnología, clave

La tecnología es, junto con las personas y los procesos, clave en esta puesta en marcha de una empresa más verde. “La tecnología nos permite meter el dedo en la llaga como en el caso de Santo Tomás y creer lo que estamos viendo”, asegura García Cantero.

Además de redundar en una mayor claridad y transparencia de los resultados, las TI ayudan a conseguirlos, sin mucho coste. Como se desprende de los datos manejados en el Informe Atos – IDC, no hay que renovar los sistemas sino utilizarlos bien.Este buen uso es la clave. De hecho, para el 70% de los encuestados (más de un centenar de grandes compañías) las TI desempeñarán un “papel importante” en la reducción del impacto medioambiental de su compañía.

No es poner aparatos, no es comprar un servidor de bajo consumo, eso ayuda, pero hay que cambiar proyectos“, concluye García Cantero.

Fuente: SiliconNews

Anuncios