La generación de chips Intel Xeon 5500 es un 50% más eficiente que la anterior y entusiasma a fabricantes y a responsables de TI de empresas de cualquier tamaño.

nehalemEl lanzamiento el pasado mes de marzo del procesador Intel Xeon serie 5500 (conocido hasta entonces con el nombre en código de ‘Nehalem-EP’) ha sido considerado como la novedad más importante para el segmento de los servidores en casi 15 años, desde que se desarrollase Pentium Pro allá por 1995.

Cabe destacar que la serie está compuesta por 17 chips nuevos basados en la arquitectura Nehalem que permiten, sobre todo, una mayor eficiencia energética del centro de datos y aumentar la capacidad de los procesos.

En este sentido, estos nuevos procesadores son capaces de rendir entre un 70 y un 125% más en cargas de trabajo que los de la serie anterior (5400) y lo hacen consumiendo menos energía, haciendo de la ‘Green IT’ su lema de trabajo, ya que además pueden ajustarse automáticamente a niveles específicos de consumo energético, a la velocidad de las transacciones de centros de datos y a búsquedas a bases de datos de cliente.

Ahorro energético

Los nuevos chips también permiten que sea el propio usuario el que controle el consumo energético y reduzca su gasto en electricidad. De hecho, en modo de inactividad, los procesadores consumen únicamente 10 vatios (lo que supone una reducción del 50% comparado con la generación 5400).

Aunque pueda parecer algo mínimo, si se tiene en cuenta el número de procesadores que puede albergar un centro de datos, el ahorro es más que considerable (y también la eficiencia energética, lo que redunda en un mayor respeto medioambiental).

Pero además, estos semiconductores presentan hasta 15 estados operativos automáticos, lo que permite ajustar el consumo energético de forma autónoma teniendo en cuenta el volumen de información que fluye por el sistema, y siempre, con el máximo rendimiento.

Fuente: vnunet

Anuncios