Las marcas estudian dedicar la parte trasera del terminal a cargar la batería con luz solar.

Un móvil que se cargue solo, sin necesidad de buscar un cargador y un enchufe, es el sueño de muchos de los que utilizan sus teléfonos de forma intensiva y de quienes, por diferentes motivos, tienen dificultades para estar cerca de un punto de recarga justo cuando se acaba la batería. Pero ese engorro lleva camino de desaparecer si los teléfonos se acercan a los modelos solares que se vieron hacen unos días en el Mobile World Congress celebrado en Barcelona.

Uno de los más llamativos de estos teléfonos es el Samsung Blue Earth, que presume de ser el primer dispositivo de pantalla táctil que se carga con energía solar. El teléfono, con forma de piedra redondeada, tiene una carcasa de un plástico elaborado a partir de botellas de agua recicladas y se carga por completo con una hora de exposición al sol.

eco mobile

El Blue Earth lleva una curiosa aplicación: un podómetro que mide la distancia recorrida a pie y hace un cálculo de “la cantidad de árboles salvados” al haber dejado de utilizar el coche y evitar emisiones de CO2, según una nota oficial de la compañía. Pese a lo encomiable de promover el desplazamiento a pie en lugar de hacerlo en vehículo de motor, nadie sabe cómo se calculan esos “árboles salvados”, porque las plantas consumen y emiten CO2, pero no resultan aniquiladas por este gas, al que sí se relaciona, en cambio, con el calentamiento global. El teléfono completa su etiqueta “verde” con la certificación de que no incorpora un largo listado de sustancias nocivas que sí llevan otros terminales.

Otra de las grandes compañías que se apuntaron en el congreso de móviles de Barcelona a la moda del teléfono solar fue LG. Como el teléfono de Samsung, el de LG también renuncia a un listado amplio de sustancias tóxicas en su composición. El teléfono se adquiere en un “paquete ecológico” en el que el papel es reciclado y hasta la tinta está hecha a base de un producto natural: la soja. El LG sólo necesita diez minutos de recarga con luz natural para poder hablar durante tres minutos. Se venderá en Europa a finales de este año.

Si en los países desarrollados la preocupación ecológica puede llevar hacia los teléfonos solares, en los países en vías de desarrollo la entrada de los teléfonos solares puede tener otra motivación, como la falta de acceso a un enchufe eléctrico durante muchas horas al día.

Según explicó en Barcelona la compañía holandesa Intivation, que recibió el premio del congreso a la tecnología inalámbrica más innovadora, en este momento hay 1.600 millones de personas en el mundo que no tienen acceso regular a una conexión eléctrica. Se trata de poblaciones rurales en países en vías de desarrollo. La triste paradoja de que exista cobertura de teléfono móvil para una zona donde muchos de sus habitantes no tienen corriente eléctrica es real.

De hecho, en el Mobile World Congress pudieron verse varias soluciones basadas en energías renovables para poder colocar antenas de cobertura móvil en zonas sin tendido eléctrico. Los principales sistemas se basaban en molinos eólicos.

Los móviles de Samsung y LG no son los únicos que ya explotan la energía solar. Hay marcas prácticamente desconocidas en España y el resto del mundo occidental que ya tienen un teléfono solar listo para empezar a vender.

La compañía china ZTE presentó en Barcelona un móvil solar del que espera vender millones de unidades y que viene equipado con tecnología solar de Intivation, basado en una única célula solar, en lugar de varias, como es habitual, que optimiza la carga de energía mediante un chip desarrollado por la compañía holandesa para tal fin.

Este sistema de recarga solar se ha incorporado también a los de la compañía Commtiva, que se venderá en países de África. La energía del sol cubre así carencias en el acceso a la electricidad.

Junto a las soluciones para públicos que prácticamente sólo necesitan el teléfono para hablar, Intivation aportó también una para un móvil que tiene miles de utilidades -supera las 22.000 aplicaciones-, el iPhone de Apple. Sus usuarios pueden acabar ahora buscando un rayo de sol para sacarle todo el partido.

Fuente: La Vanguardia

Anuncios