El calentamiento global o la escasez de energía y su alto coste se encuentran entre las principales preocupaciones de nuestro tiempo. Esta inquietud también se refleja en la industria de las TIC, que pretende adoptar una estrategia común ante esta situación. El concepto Green IT reúne todas las tendencias encaminadas a definir, propagar e incentivar la eficiencia energética en la tecnología, reduciendo con ello su impacto medioambiental y logrando a la vez un necesario ahorro de costes.

La preocupación del sector TIC por el consumo energético y las consecuencias medioambientales que su actividad genera no ha sido tan temprana como hubiera sido deseable. La industria, sujeta a un entorno de creciente competencia, ha perseguido el desarrollo de productos y servicios de alta calidad, fiables y con el menor coste inicial posible. Aspectos relacionados con la eficiencia energética de los sistemas no han sido considerados prioritarios, pero el ininterrumpido avance de las redes de trabajo o el aumento de la digitalización de contenidos y de la capacidad de procesamiento, entre otras actividades, han provocado una demanda de infraestructuras y sistemas de información cada vez más potentes y, en consecuencia, una demanda energética cada vez mayor.

No obstante, son comunes actualmente los estudios y medidas que alertan acerca de la situación generada. La consultora Gartner estima que, durante 2008, el 48% del presupuesto de tecnología se destinará al pago del consumo eléctrico. Otro estudio de las universidades de Berkeley y Stanford señala que en cinco años, de 2000 a 2005, se ha doblado el parqué de servidores (de 14,1 a 27,3 millones) y más que duplicado la factura eléctrica (de 1.300 a 2.700 millones de dólares). El problema del ahorro energético es crucial para todas las empresas. Según The Economist, los nuevos gigantes tecnológicos, del tipo de Microsoft o Google, pueden ser comparados con las fundiciones de aluminio por la cantidad de energía que necesitan.

Los centros de proceso de datos (CPD) consumieron en 2005, según la consultora McKinsey, el 1% de la electricidad mundial y desde entonces dicho consumo ha continuado creciendo a un fuerte ritmo. El 59% de la energía consumida en un CPD se destina al funcionamiento de las máquinas, mientras que el resto se reparte principalmente en la climatización de la sala, la iluminación y los sistemas de alimentación. El precio de los servidores es diez veces más bajo que en 1998, pero el gasto en electricidad y climatización se ha multiplicado por ocho.

Otro factor importante tiene que ver con el número de máquinas o servidores que realmente son necesarias para desempeñar una tarea y el aprovechamiento efectivo que se hace de ellos en los CPDs. La Agencia Norteamericana para la Protección del Medio Ambiente (APE) estima que sólo entre el 5% y el 15% de los recursos disponibles en los CPD están totalmente ocupados. La virtualización permite la maximización de la utilización de estos recursos con ratios desde 4:1 hasta 10:1, reduciendo el espacio físico necesario y el número de componentes y, con ello, disminuyendo la temperatura y la energía necesaria para la climatización y funcionamiento. Además de perseguir la máxima eficiencia energética, Green IT implica otros aspectos como la reducción de los componentes nocivos empleados en la fabricación de productos tecnológicos y la biodegradabilidad o reciclabilidad de los mismos, recogiendo o reutilizando las maquinas obsoletas y fomentando políticas de reciclaje en las empresas.

Datos como estos justifican por sí mismos la necesidad de que empresas y centros públicos consideren iniciativas en el ámbito de la Green IT.

La siguiente figura muestra las principales motivaciones para ello, según un estudio realizado entre empresas del sector.

GreenIT_Tabla-.jpg

Pressures to adopt a green initiative. Fuente: Aberdeen Group. Enero, 2008

A este respecto, destaca Green Grid, un consorcio mundial cuyo cometido es incentivar a las empresas y organismos para que consideren tecnologías, procesos y medidas eficientes energéticamente.

Los principales líderes de la industria TI (AMD, APC, Dell, HP, IBM, Intel, Microsoft, Sun, VMware) son miembros de este consorcio y aplican las recomendaciones acordadas en sus productos.

A nivel nacional, la Plataforma Tecnológica Española de Software y Servicios, INES, consciente de lo estratégico de esta área, ha formado un grupo de trabajo que analiza tendencias y avances en el campo de la Green IT y apunta oportunidades y beneficios derivados para las empresas españolas, en particular. A petición de esta Plataforma, el Círculo de Innovación en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (CITIC), gestionado por la Universidad Politécnica de Madrid, coordina durante este año la realización de un informe de Vigilancia Tecnológica en este ámbito emergente de la Green IT, centrado en este caso en las tecnologías y recursos que posibilitan una mejora de la eficiencia energética en los sistemas TI.

Los informes de Vigilancia Tecnológica realizados por CITIC están disponibles a través de su página web: http://www.madrimasd.org/tic

Fuente: Círculo de Innovación en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones madri+d – CITIC

Anuncios