Google continúa su lucha por la dominación del mundo. La empresa propietaria del buscador más usado del planeta está preparando un proyecto por el que propone el traslado a barcos en mar abierto de sus servidores y centros de datos. El proyecto denominado Computer Navy se basa en el uso de water-data centres, aplicación patentada por Google, por el que las supercomputadoras, instaladas en los barcos, recibirían energía a partir del movimiento natural de los olas y se refrigerarían con la misma agua.Por si fuera poco, las naves marítimas al encontrarse a 11 Kilómetros de la orilla, como mínimo, no tendrían que pagar los impuestos de propiedad de los data-centres, que están localizados por todo el mundo. Para aclarar la idea, Google informó que los centros de ordenadores localizados en el barco o barcos “captarán la energía del movimiento del agua y la convertirán en electricidad y la bombearán para refrigerar los ordenadores y así, reducir el calentamiento”, según la aplicación de patente registrada a la que tuvo acceso The Times.

El aumento de los data-centres, necesarios para cubrir el abundante cauce de información generado en la web, ha provocado que las compañías informáticas tomen soluciones radicales con el fin de reducir costes. Las supercomputadoras alojadas en los data centres, que pueden tener el tamaño de un campo de fútbol, usan enormes cantidades de electricidad para evitar el sobrecalentamiento de las máquinas.

En un intento de solucionar el problema, ya que no es muy ecológico, Microsoft ha investigado la construcción de un data-centre en climas muy fríos como Siberia, mientras que en Japón la empresa tecnológica Sun Microsystems planea enviar sus supercomputadoras a una mina de carbón abandonada, usando el agua del suelo como refrigerante. Sun asegura que pueden ahorrar hasta 9 millones de dólares en electricidad por año.

Los expertos declararon que el proyecto de Google Computer Navy es una “inesperada pero inteligente solución“. Rich Miller, autor del blog sobre el conocimiento de los data centres asegura que el proyecto es “realmente innovador”.

Google no ha confirmado cuando tendrá lugar el desplazamiento de las supercomputadoras a los barcos, aunque la compañía ha afirmado que están archivando las ideas que surjan sobre la variedad de aplicaciones de la patente, “algunas de estas ideas se convertirán en productos reales, servicios o infraestructuras y otras no”.

Fuente: El País

Anuncios