Consumo energético, disponibilidad de espacio, contaminación medioambiental… las TI no son ajenas a las necesidades de nuestros días y deben responder al reto del desarrollo sostenible de nuestra sociedad.

green IT es un nuevo eslogan que engloba las iniciativas orientadas a reducir el impacto medioambiental derivado del uso de la tecnología. Según un reciente estudio de Forrester Research, un 25% de los CIO ya considera aspectos medioambientales entre los factores a valorar en sus procesos de decisión, aunque, como bien señala el estudio, en la mayor parte de los casos obedece fundamentalmente a razones económicas.

Actualmente, el coste energético de un data center supone un 13% del total de los gastos. Combinando el progresivo crecimiento del precio por kilovatio que casi nadie discute, con la proliferación de las TI que tampoco nadie discute, es fácil prever que en los próximos años el coste de la factura eléctrica llegue a suponer la mitad del coste total de explotación. Además, hoy en día existen áreas (la City de Londres, por ejemplo) donde no es posible ubicar determinados data centers porque las compañías eléctricas no pueden garantizar el caudal requerido.

Al mismo tiempo que suceden estos acontecimientos, la miniaturización de las infraestructuras para data centers se ha convertido en otro factor a tener en cuenta. Gracias a la tecnología blade, hoy podemos ubicar 10 veces más servidores en un rack que hace 10 años. Este enorme avance en la densidad de capacidad de proceso tiene como contrapartida la necesidad de incrementar el suministro eléctrico en dos vertientes, para las propias infraestructuras y para los nuevos sistemas de refrigeración que permitan a la tecnología un funcionamiento óptimo dentro de los umbrales de temperatura necesarios.

Ante estas tendencias, es evidente que las tecnologías que ahorran energía o green IT, son la clave de las futuras consolidaciones. Por un lado reducen el consumo y los costes y, por otro, usan de forma más eficiente las infraestructuras del data center. Otro entorno claro de aplicación de green IT es en los servidores de correo electrónico: el flujo de correos (extremadamente alto al principio de cada jornada y prácticamente nulo por la noche) hace que en la mayor parte de las organizaciones los servidores estén sobredimensionados e infrautilizados una parte muy importante del tiempo. La utilización de infraestructuras flexibles en el data center resuelve esta problemática y optimiza el aprovechamiento de los recursos disponibles.

Ante estos escenarios, los CIO que consideren modernizar su data center deben hacerlo hacia un centro de datos green, en el que el conjunto de las aplicaciones y procesos de backup estén virtualizados, la administración del centro mayormente automatizada y todo ello alojado en infraestructuras energéticamente eficientes.

Fuente: Computerworld

Anuncios